Sembrando autóctonos

Ya es común ver en este blog evolución de las siembras de distintas especies foráneas, pero tambien suelo sembrar especies endémicas de estas zonas.
La senna candolleana, es un arbusto de buen tamaño que se da de manera silvestre en la zona central del país, soporta heladas, nevadas no muy fuertes y la sequedad de verano. Habitualmente se ve en las laderas de los montes, pero tambien en los últimos tiempos se ha comenzado a utilizar de manera ornamental en los parques públicos, dada su explosiva floración a mediados de primavera y principio de verano.
Fue precisamente en los meses de verano, cuando paseando y disfrutando del monte, decidí tomar sombra bajo uno de estos arboles, ya tenía un buen tamaño y formaban una copa espesa y fresca.

Era enero de 2010 y recolecté unas cuantas vainas, que traen una buena cantidad de semillas, acá les muestro una imágen de la hoja, una flor y sus semillas.

Las semillas son bastante duras por lo que es necesario dejarlas más de 3 días en agua para ablandar la cubierta. La siembra fue común como cualquier semilla.
Al cabo de 2 meses, presentaban este crecimiento, relativamente lento, recordando que el clima en verano es más bien fresco y húmedo.


Con 4 meses ya tenían varias hojas verdaderas y estos arbolillos estaban listos para pasar a sus contenedores más grandes.

El día del transplante, no costó mucho, ya que se había formado un buen pan de raíces, el contenedor, por supuesto es reciclado, son los cartones de leche, que resultan bastante buenos para estos casos, en donde las plantas pasaran uno o dos años allí.

Ahí pasaron el otoño e invierno, sólo dejandolas en el exterior cuando había sol, durante las heladas las protegía en un pequeño invernadero.

Pero la primavera llega, y llega con fuerza, en este último tiempo han pegado un estirón todas las plantas.


Llegan a casi 40 cm., en 10 meses, es un buen avance, no he tenido problemas de ningún tipo, ni plagas ni nada, han crecido así perfectamente.

Les dejaré ahí esperando hasta la próxima temporada de otoño, donde espero superen los 70 u 80 cm. y aprovechando las épocas de lluvias las plantaré en algún lugar que encuentre necesario forestar con esta especie.
En estos días están comenzando a florecer los individuos de los que obtuve las semillas, acá les pongo unas fotos, son de lejos, pero de darán cuenta del increíble colorido que nos regalan.

No será una gran ayuda, estos más de 20 árboles, no cambiarán la idea de deforestación que se instala por todas partes del mundo, pero si se anotará un cambio en el lugar,donde antes había nada, ahora habrán unos árboles, que en hartos años más, servirán para dar sombra a unos caminantes, tal y como yo obtuve sombra de ellos, en los meses de verano.
He recolectado semillas del monte, he reciclado contenedores, he utilizado el compost hecho en mi jardín, he regado con la lluvia, pero para ser franco, no he hecho nada, sólo soy un anónimo que he dado una mano a la naturaleza de perpetuar sus especies.

Saludos
Pablo L.

4 comentarios:

Flo dijo...

Te felicito por tu iniciativa de plantar árboles o arbustos que tú mismo has criado.
Ojalá hubiera más personas como tú, seguro que así lograríamos reforestar algo que sea.
Hace unos días me pillé pensando en criar arbolitos para poner en la calle frente a mi casa. ¡Gracias!

Anónimo dijo...

Un anònimo que sin querer es mas que 100 personas juntas.
La vida no se valora por lo que tenemos o por donde trabajamos,siento y creo que la vida es mas que ello. Hermosa labor que desarrollas de corazòn, espero que sigas en ese camino que pocas personas toman.
saludos de una secret enamorada de tu blogs

Pablo L. dijo...

Muchas gracias a ambas por sus comentarios, son siempre bienvenidos los apoyos y sentir que esta labor no es en vano..

saludos.

Voyko fr dijo...

hola como sabes que es esa especie yo plante una similar pero por la cantidad de foliolos es diferente
saludos