Un Huerto Urbano

Aunque tarde, ya es tiempo de cosecha, han pasado varios meses desde que sembré habas y lechugas, no muchas, por que -claro-, el espacio que tengo no da para más, pero siempre relaja dedicarle un tiempo a un huerto y poder recolectar lo que hemos sembrado.
A pesar que las habas son cultivos de otoño-invierno, con el clima tan cambiante, no fue sino hasta primavera que empezaron a mostrar flores.



En general cuando el fruto ha cuajado, no demora más que unas semanas en estar listos para cosechar, lo mejor es esperar a que haya una cantidad considerable para que valga la pena.







Hace unos días, ya para preparar los cultivos de verano, recolecté todo. Las lechugas, se dieron perfectamente, eso sí, hay que tener cuidado con los días de calor, que provocan la aparición del tallo floral, con lo que perdemos calidad, sin embargo siempre es bueno dejar una planta produciendo semillas, para la siguiente temporada.



Y acá las habas, no fueron muchas y un puerro que quedó de la siembra anterior.



Luego; ¿Qué hacer con los desechos?, las habas producen una buena cantidad de material verde, que se descompone fácilmente, lo mejor es trozarlo e incorporarlo directamente al terreno, aprovechando su gran porcentaje de nitrógeno.






Nota; todas las leguminosas, árboles, plantas o verduras, tienen en sus raíces una bacteria que se llama rhizobium, en palabras simples, lo que hacen es captar el nitrógeno que está en el aire, fijándolo al suelo disponible para las demás plantas, en cierta forma es una fertilización natural de la tierra.(nitrógeno que es fundamental para el desarrollo de cualquier organismo del reino vegetal). Acá una foto de las bacterias.



Tenía listos los almácigos de tomates y pepinos, así que los transplanté el mismo día. Estos se deben hacer cuando no hay peligro de heladas, se puede también adelantar, dejándolos en un lugar protegido, o cómo en mi caso, los dejé en el alféizar de una ventana soleada, al mes o mes y medio ya deberían estar listos para plantarlos.






También tenía de esas botellas plásticas de 5 litros, que no lograba quitármelas de encima, así que cortándoles la parte superior, también planté ahí.




Y por supuesto unas lechugas, que son las que más rápido crecen en esta época.



Aunque a veces no tenemos espacio ni tiempo, siempre podremos aprovechar una pared, un balcón, una ventana, una terraza o cualquier sitio donde tendremos nuestro pequeño huerto en la ciudad, ya se darán cuenta lo mucho que relaja en esos días difíciles que algunas veces tenemos.

Un Saludo
Pablo L.

4 comentarios:

KISSY dijo...

Hola Pablo, si tienes muchas habas las puedes pelar y congelar para gastarlas mas adelante.
Ahora te toca plantar tomates y pepinos que te vaya bien!
Un saludo.

Marisol Arancibia dijo...

Hola Pablo muy buena cosecha con todas ellas me hubiese hecho una rica ensalada, las habas son mi debilidad, saludos.

Carla Rearte dijo...

Yo también estoy cosechando mis habas! me encantan cuando están pequeñas porque incluso con la cáscara son ricas! también platamos porotos verdes que no me gustan tanto, pro me encanta como se ve esa planta con sus flores de colores alrededor de las ventanas :)
Saludos, buena cosecha!

Pablo dijo...

Muchas gracias por sus visitas y comentarios.

Saludos