Transplantando Palmeras.

El transplante siempre es delicado, ni por muchos años que uno lleve en el mundo verde, siempre hay un riesgo, es cierto que cuando son especies caducas es más fácil, pero cuando no, hay que tener ciertos cuidados como hacerlo por la tarde, ojalá un día fresco y luego proteger las plantas del sol fuerte. Hace un tiempo, 3 años para ser exacto, sembré palmeras, no soy muy amigo de ellas, pero  siempre es bueno variar, hice un almácigo y luego transplanté dos veces, dado que por espacio no puedo plantarlas desde un primer momento en contenedores grandes, en fin, acá va un artículo anterior de eso;
 
 
Bueno, pues ahora se ha quedado pequeño nuevamente el contenedor, esta vez es más grande, en realidad más profundo que ancho, para favorecer el desarrollo radicular, creo que así podrán soportar varios años más, el transplante lo realicé a fines de invierno pasado, más o menos en octubre del año 2014.
Lo primero, el sustrato, suelo utilizar una mezcla similar para la mayoría de las especies, esto es Compost, Arena y Humus, en proporciones de 3:1:1 respectivamente, resulta una mezcla con buen drenaje y fertilidad.
 
 
Las Plantas con un buen crecimiento aún sin sus hojas características de palmeras.
 
 
En estas imágenes se ve el increíble  desarrollo radicular, por lo que el transplante se hacía muy necesario.
 
 
 
Estas plantas estaban en invernadero, ahora pasarán a sol directo, nuevamente una foto del sistema radicular, es realmente potente, lo mejor es que soportan de manera excelente los transplantes.
 
 
 
El resultado final,  muy buenos ejemplares, cuando los sembré no les tuve mucha fé, pero ahí están creciendo.
 
 
 
Ya pasado 5 meses del último transplante y cumpliendo 3 años desde la siembra, las palmeras han continuado su crecimiento, reponiéndose al cambio de contenedor sin sufrir ninguna pérdida.
 
 
 
Presentan un crecimiento rápido con sus hojas características.
 
 
 
 
La fertilización es en base a humus sólido y líquido una vez al mes, el riego es cada 3 días en verano, dado que esta zona las temperaturas no superan los 24-25°C.
 
 
Como ha pasado con todas las especies que he  sembrado, estas irán también a algún jardín, parque o lugar que se cruce en mi camino para seguir verdeando esta ciudad. Pasarán varios años antes de poder plantarlas en el lugar definitivo, pero en cierta forma es un esfuerzo que vale la pena, siempre es bueno sembrar, sembrar lo que sea, pero sembrar!...
 
Mis saludos
Pablo L.

4 comentarios:

Maruxa dijo...

Continúa sin desanimo por ese camino!
Un saludo desde este pequeño rincón de España.

lorena isabel dijo...

Que orgullo, de poder tener a una persona así en Chile, eres un ejemplo a seguir... Saludos desde Santa Cruz, Chile

lorena isabel dijo...

Que orgullo, de poder tener a una persona así en Chile, eres un ejemplo a seguir... Saludos desde Santa Cruz, Chile

lorena isabel dijo...

Que orgullo, de poder tener a una persona así en Chile, eres un ejemplo a seguir... Saludos desde Santa Cruz, Chile